Geobiologia

 

La geobiologia tiene sus raíces en las investigación que realizo el Dr. Ernesto Hartmann hace alrededor de cincuenta y cinco años quien descubrió que en las entrañas de la tierra existen ondas nocivas para la salud originadas en fallas geológicas.

Estas ondas nocivas eran ya conocidas por los chinos hace miles de años, ellos las llamaron “puertas de salida de los demonios” dado su acción patógena y desvitalizadora comparada a la que llevaría a cabo un demonio que se ocupaba empecinadamente a molestar la salud de los pobres humanos.

Dichas ondas denominadas líneas de Hartmann tienen una distancia entre si de dos metros con orientación norte sur, este oeste y con un ancho entre 20 y 30 cm.

Su efecto es paralelo, ya en un edificio aunque tenga 30 pisos, igualmente dichas ondas tienen efecto.  Nada sucede si circunstancialmente estamos sobre dichas líneas pero si están ubicadas bajo nuestra cama o en un lugar donde permanecemos mucho tiempo estas radiaciones tienen una contrapartida vibratoria en la energía sutil del hombre.

Esto significa que la persona recibe una especie de bombardeo agresivo que según las defensas que posea pueden producirse efectos que van desde insomnio hasta cáncer.

Asimismo estas ondas telúricas también pueden afectar a las plantas, a los animales y causar daños en maquinas o artefactos.  A modo de ejemplo observamos a veces árboles totalmente inclinados y eso es debido a que han crecido sobre una línea de Hartmann y han tratado de huir de la línea, por eso su torcedura.  Conjuntamente con las líneas de Hartmann también se presentan las líneas de agua subterránea que en conjunto inciden con mayor gravedad en sus efectos nocivos.

Gracias a la radiestesia podemos en principio detectar la existencia de las ondas nocivas a través de dos varillas que sujetamos  y nos indican, según su posición la existencia o no de una anomalía.

No solo detectamos en un lugar las ondas telúricas nocivas que nos pueden afectar sino también podemos medir a las personas para saber si están durmiendo sobre las líneas de Hartmann, es decir recorriendo con las varillas desde los pies a la cabeza.  Mientras dichas varillas se mantienen paralelas significa que esa zona es neutra, si en cambio se cruzan es señal que estamos en presencia de geopatía.

Asimismo también en nuestro hábitat debemos sufrir la existencia de ondas electromagnéticas provenientes tanto de poderosas antenas de comunicaciones hasta la simple pantalla de un televisor.  Estas ondas también se pueden detectar por radiestesia.

Existen métodos para neutralizar este cúmulo de ondas que tanto daño pueden ocasionar a nuestra salud.  Si en lo inmediato no sufrimos molestia o dolencia la continuidad de convivir ente los medios destructivos mencionados pueden redundar al fin en perjudicar nuestra energía vital y llegar a tener un padecimiento que casi seguro los médicos no nos puedan ayudar por desconocer las causas reales de las afecciones que ocasionan el mal.

Bienestar Energetico esta constantemente orientada a la investigación de geopatias que nos afectan y tiene los métodos para contraponer la acción maléfica de las referidas ondas.

Prestamos asesoramiento a hogares, empresas, locales comerciales, cultivos, etc. y capacitamos a quien le interese salvaguardarse de estas anomalías y/o ayudar a los demás.